BLOG EN OBRAS.

Disculpad las molestias

martes, 1 de mayo de 2012

Historias de un pueblo andaluz



Autor: Antonio Medina Guevara



Nuestra villa, aparte de muchos y variados intelectos, siempre ha sido cuna de verdaderos religiosos; tanto en hombres, como en mujeres, y también en híbridos; como es el caso de sor Fernanda Fernández que -después de más de dos siglos-, aún no sabemos a que sexo pertenecía. Ya, en mediados del siglo XVI, cuentan que aportamos varios de ellos a la impagable misión de expandir la fe allende las Américas. Todos fueron buenos predicadores a la vez magníficos artífices en gestas que, no solo alimentaron las almas descarriadas de aquellos indios, sino que también fueron partícipes muy activos en el desarrollo humano de tan noble misión. Uno de estos personajes que -a pesar de su entrega y en injusticia, no pasaría a la historia-, fue don Atanasio Hortal de Medina.





 OPINIÓN de Carolina Márquez Rojas

 A falta de sinopsis he puesto un fragmento que aparece en la contraportada del libro. Recomiendo la elaboración de una buena sinopsis pues este extracto de un episodio del libro induce a confusión sobre lo que vas a encontrar, aunque el título ya da de por sí pistas suficientes. Pero insisto: una buena sinopsis es fundamental, uno de los tres criterios junto a una buena portada y un buen título, para atraer la atención si eres un escritor novel y deseas que lean tu novela.

 Obviando este detalle, he de decir que me he encontrado con un relato divertido, a veces tierno y muy pintoresco. Pero también cargado de tópicos y tipismos de un pueblo singular como es el pueblo andaluz. Y como lo son todos los pueblos, evidentemente.
 Lo que me gusta es que Antonio relata esos tópicos con un lenguaje muy del sur y es que los andaluces son ricos en expresiones y palabras que provocan sonrisas, palabras alegres y llenas de colorido, algunas malsonantes pero siempre muy expresivas.

 Historias típicas de un pueblo andaluz, eso es lo que he encontrado y lo que me ha hecho pasar un rato entrañable. Como hija de sevillano reconozco muchas de las expresiones y palabras utilizadas, así como el carácter y comportamiento de los andaluces. Relatos que se leen con agilidad esbozando siempre una sonrisa.
 Historias cotidianas que transcurren en una localidad de Granada, con variopintos personajes y situaciones rocambolescas, como solo pueden darse en Andalucía, con gracia y salero, situaciones que en otros pueblos podrían resultar ridículas pero que en manos de las gentes del sur resultan ser lecciones de sabiduría.

 Recomiendo la lectura de este libro. España está llena de luces y sombras y de pueblos muy diferentes e incluso contradictorios. Antonio Medina nos conduce a un mundo particular, a una parte de nuestro país rica en matices y bella por todos los costados. Ea...

Gracias a Antonio por confiar en mí y enviármela.


 CAROLINA MÁRQUEZ ROJAS

4 comentarios:

Francisco dijo...

¡Vaya, tenemos algo en común! Por esta reseña me entero de que eres hija de sevillano y yo viví doce buenos años en Huelva. Buena tierra, buena gente, todo hay que decirlo. Típicos tópicos los hay en todas las partes. En mi tierra, Galicia, tampoco podían faltar. Acertó el autor en pasarte la novela. Sabía que ibas a hacer una buena reseña como así es. Paco.

Carolina dijo...

Sí, Paco, soy hija de sevillano y aunque me siento catalana por los cuatro costados no reniego de mis raíces, muy al contrario: me siento orgullosa de ellas.
Este es un libro entrañable que no solo gustará a los andaluces sino a todos los españoles en general. Ojalá se hicieran más libros así.
Un beso.

Carolina dijo...

Mensaje de Yasmina Pérez en el grupo Entre Libros en facebook:

Yasmina Perez Perez: Hola Carolina, me ha llamado la atención la publicación del libro “Historias de un pueblo Andaluz”. Tras pinchar en el enlace y sin leer el libro, pero con ganas porque tuve una historia de amor con Andalucía, un amor a primera vista, que hizo que dejara Canarias, tierra que me vio nacer y a la que amo intensamente-cada vez más-para vivir mi pasión por esa tierra de luz, cantos, alegría y tradiciones durante cuatro años.

Estoy de acuerdo sobre la sipnosis; no se sabe muy bien que camino te lleva a recorrer, también lo estoy sobre el titulo y esa portada me ha emocionado, me ha hecho recordar las tardes Andaluzas, el acento y alegría de la gente, el fino y los patios.

Leer es viajar, conocer una cultura, un destino, raíces y antepasados y tu descripción del libro me lleva a un interrogante que me he preguntado varias veces : ¿Porque no hay una carta de cultura en los hoteles para el viajero que desea combinar el conocimiento con el descanso?
Sería maravilloso estar en un hotel con encanto de Sevilla, Granada, Córdoba-que hay muchos- y poder leer un libro como “Historias de un pueblo Andaluz” y otros vinculados a la historia, cultura y costumbres de la zona y salir a la calle y sentir que eres parte de esa historia, porque la conoces, porque la aprecias...

Un abrazo hermana maiko en la distancia

Carolina dijo...

Yasmina, tu comentario me enternece. Tienes razón en todo y sería magnífico que libros así fueran recomendados por los ayuntamientos y los responsables de cultura. Espero que esto llegue a ser realidad algún día y encontremos estos libros en lugares turísticos como parte de la información que se le debe dar al viajero.
Un beso grande, hermana.