BLOG EN OBRAS.

Disculpad las molestias

domingo, 1 de abril de 2012

En el país de la nube blanca

Autor: Sarah Lark








SINOPSIS


Una inolvidable saga familiar en el exótico marco de Nueva Zelanda.


Londres, 1852: dos chicas emprenden la travesía en barco hacia Nueva Zelanda. Para ellas significa el comienzo de una nueva vida como futuras esposas de unos hombres a quienes no conocen. Gwyneira, de origen noble, está prometida al hijo de un magnate de la lana, mientras que Helen, institutriz de profesión, ha respondido a la solicitud de matrimonio de un granjero. Ambas deberán seguir su destino en una tierra a la que se compara con el paraíso. Pero ¿hallarán el amor y la felicidad en el extremo opuesto del mundo?
"En el país de la nube blanca", es una novela cautivante sobre el amor y el odio, la confianza y la enemistad, y sobre dos familias cuyo sino está unido de forma indisoluble.



OPINIÓN de Carolina Márquez Rojas

Tenía unas ganas tremendas de leer esta novela. ¿Por qué? Pues porque siempre me han gustado las novelas sobre aventuras, históricas, colonización de nuevos mundos, románticas, sagas familiares, aprendizaje sobre otras culturas... Bien, pues no me ha defraudado en absoluto. He terminado esta historia con satisfacción, alegre, emocionada, un poco triste también porque se me ha antojado cortísima pese a sus más de 600 o 700 páginas. No lo sé con exactitud, ni me he fijado, pese a que siempre lo hago, y es que esta historia me ha absorbido, enganchado, atrapado y emocionado hasta la última palabra escrita. También me ha dejado con las ganas de coger un barco y poder vislumbrar la bruma que rodea a Nueva Zelanda y que los primeros polinesios que arribaron a sus costas definieron como "la gran nube blanca"...

Tenía también ganas de leerla por otros motivos más personales. Debido a mi trabajo tengo mucho contacto con la cultura polinesia. No con maoríes, pero sí con los descendientes de aquellos que arribaron un día a "Aotearoa" (Nueva Zelanda), a bordo de la "Uruao", la canoa que los transportaba hacia la gran tierra de la nube blanca. Su cultura, no obstante, es la misma. Sus bailes, tradiciones, cantos, oraciones y tatuajes son los mismos. La "Haka" (canción de guerra) es la misma para todos los pueblos polinesios. Al principio de mi lectura pensaba que Sarah Lark se había olvidado un poquito de esta cultura tan diferente a la nuestra. Pero como si fuera adivina sobre mis pensamientos, al final consigue darme lo que yo quiero saber sobre la cultura maorí.

Esta es una saga familiar enmarcada en el contexto sobre la colonización de Nueva Zelanda. Un país nuevo, un continente nuevo, como lo fue también América, con sus particularidades y oportunidades. Leer este relato es adentrarse en un mundo de conquistadores, cazadores de ballenas, de ganaderos, criadores de ovejas y pastores, barones de la lana cuyo mayor interés, además de sus tierras, residía en la posesión de los apreciadísimos "Border collies", los perros pastores de la frontera para conducir el rebaño, los únicos perros pastores que poseen lo que se conoce como "the eye" (el ojo): con solo una mirada pueden dominar y conducir a los animales a su destino sin sufrir ningún daño. Sin ellos, y sin una raza de caballos fuerte, también importada desde Inglaterra, no hubieran conseguido su gesta.

Esta es también una novela sobre integración cultural. La convivencia entre colonos y nativos maoríes no puede ser fácil. Las tierras pronto se verán envueltas en un litigio en el que ambas culturas se enfrentarán. Sólo la comprensión, la tolerancia y el razonamiento podrán conseguir el acuerdo por ambas partes deseado. Pero eso costará mucha sangre y demasiadas lágrimas para los dos pueblos enfrentados, y únicamente las "Tohunga", las mujeres sabias, podrán conseguir ese entendimiento.
Los personajes son maravillosos, cada uno de ellos está tan bien construído y perfilado... incluso aquellos que aparecen poco durante la narración, y lo que se agradece muchísimo es que la autora no se olvida de ninguno de ellos y nos relata su evolución y sus destinos. La trama está fantásticamente bien construída y documentada, pero no está conclusa. Sabemos, o mejor dicho, intuímos, que habrá una segunda parte, la cual estoy deseando ya empezar a leer: "La canción de los maoríes", la continuación de una saga familiar extraordinariamente bien relatada y fascinante. Una historia además muy romántica que devuelve la fe en el amor como motor impulsor capaz de conquistarlo todo.

Espero que en esta segunda parte los "pakeha" (hombre blanco) y los "kai tahu" (nativos), lleguen por fin a entenderse y  froten sus narices en el saludo tradicional maorí. Bien, todos conocemos el resultado después de transcurrido tanto tiempo. Pero es increíble volver a vivirlo a través de un libro.


CAROLINA MÁRQUEZ ROJAS


7 comentarios:

Tatty dijo...

Me encantó este libro, lo lei el verano pasado y fue de las mejores lecturas del 2011, es una maravilla tanto la historia como la ambientación
besos

Carolina dijo...

Sí, Tatty, es una historia preciosa y conmovedora y creo que ya va por la 7ª u 8ª edición, eso es significativo.
Un beso.

Amelia Noguera dijo...

Una reseña muy emotiva, Carolina. Se nota de verdad cuánto te gusta un libro. :)

Carolina dijo...

Sí, Amelia, es cierto. Por eso siempre digo que soy más emotiva que racional a la hora de reseñar. Me gusta más comentar las sensaciones que me ha producido la historia mucho más que hablar de la parte técnica, que en este caso es impecable.
Un beso muy grande.

Belén dijo...

¡¡ Y también se nota cuando no le ha gustado nada!! Tiene una pinta excelente y ahora recuerdo que tengo un sin fin de libros de nuevos mundos por explorar con heroínas como protagonistas. Voy a hacer un repaso y ya te contaré....

Amelia Noguera dijo...

Carolina, tengo yo un poco de lío con eso que dices sobre la parte técnica y la parte emocional de un libro. Cuando le llegue el turno a mi novela, tengo curiosidad por saber qué opinas de la parte técnica. Yo tengo mi propia opinión, aunque intento aprender sobre teoría literaria, me queda mucho aún, pero, por ahora, todas las opiniones se han basado en la parte emotiva.

Y el lío viene porque hay veces que me pregunto por qué la parte técnica tiene que ser perfecta para que los críticos no te machaquen. ¿No es más importante que una novela llegue a la gente? ¿No es más importante que les haga sentir? ¿Acaso esa no es la finalidad del arte? No me comparo con Picasso, que luego me critican, pero imagínate a Picasso cuando se pasó por ahí la técnica, que conocía al dedillo (ahí es donde yo estoy intentando incidir), y empezó a crear engendros cubistas. Le pondrían a caldo al principio pero él buscaba causar sensaciones diferentes. Yo creo que una novela tiene que ser algo así, a veces, la técnica es menos importante y lo que importa es la sensación. ¿O no? No sé, no lo tengo claro.

Un beso, Carol, y encantada, Belén.

Carolina dijo...

Querida Amelia!!
Me encanta que me plantees estas cosas, en serio, me haces pensar y eso es muy bueno y me gusta.
A ver, una cosa es analizar la parte técnica de un libro, lo cual incluye: estilo, ortografía, ortotipografía, vocabulario, prosa, gramática, sintaxis... es decir, cómo se utilizan los recursos del lenguaje y las normas de escritura.
Otra cosa es analizar la parte emotiva, lo que provoca el relato en el lector: emociones, sensaciones, recuerdos, amor, odio, ternura...
Según mi criterio a la hora de reseñar, si una novela está técnicamente bien escrita (no perfecta, pues eso pocas veces sucede), no incido en ello y me centro en la parte emotiva, que al fin y al cabo es lo que buscan los lectores de reseñas: saber qué sensaciones provoca la novela. Las reseñas centradas solo en la parte técnica no gustan a la mayoría de los futuros lectores.

Evidentemente, la técnica es importante, pero si no sabes transmitir emociones la novela no gustará por muy bien escrita que esté. Prefiero un relato que me provoque sensaciones y que sea imperfecto técnicamente, a uno pulcramente escrito pero que no me transmita nada de nada.
Si hasta ahora únicamente has recibido reseñas emotivas que olvidan la parte técnica, alégrate, eso es positivo. Pero si quieres que cuando haga mi reseña me centre en la parte técnica lo haré y te diré mi parecer.
De todas formas creo que disfrutaré de tu libro, estoy segura.
Besazos, Amelia.