BLOG EN OBRAS.

Disculpad las molestias

martes, 3 de abril de 2012

El hilo de Sofía


El hilo de Sofía
18 escritores españoles en clave de cuento
Varios autores
Ediciones Atlantis
ISBN: 978-84-15449-07-02
210 páginas



Diferentes autores consagrados y noveles conjugan géneros y estilos en esta edición en castellano de la antología de título homónimo publicada por la Universidad de Sofía



SINOPSIS

Un asesino que diseca a sus víctimas, una matrioska maltratada, una civilización perdida, una joven muerta en el bosque, un cáliz mágico, un observador muy particular, la caja del destino, un extraño inoportuno, un psiquiatra frente a una pistola, el fantasma de una estación de Metro abandonada, una niña diabólica, una novia vestida de muerte, los recuerdos de la Guerra Civil Española, el maleficio de una bruja, un matrimonio múltiple, un abogado a punto de sufrir un infarto, un escritor acosado, la visión particular de un psiquiatra respecto a la política... 18 narraciones donde la muerte, el misterio, la brujería y la propia Bulgaria son hilos comunes tejidos con la paciencia de una vieja araña.


OPINION DE BELÉN MÁRQUEZ


Cada vez me gustan más las antologías. Hace tiempo les cogí un poco de manía ya que podías encontrar textos verdaderamente infumables. Pero con el tiempo, esto va quedando a un lado. Cada vez las editoriales buscan más calidad a la hora de escoger los relatos que formarán parte de estas antologías crando obras verdaderamente interesantes.

Esto es lo que ocurre en El hilo de Sofía. Dieciocho escritores españoles se unen para narrarnos historias con un hilo común: la ciudad de Sofía.

Suele ser habitual encontrar antologías de género fantástico o de terror; policíacas, románticas… pero lo mejor que tiene El hilo de Sofía es que todos los géneros confluyen en él, dando como resultado una variedad de historias que, pocas veces, tenemos el placer de hallar.

Pero, ¿por qué comprar una antología? Os diré mis motivos: por un lado me gusta, de tanto en tanto, leer historias cortas, ideales para leer en el metro, en el autobús, durante ese incómodo ratito que esperamos nuestro turno en la sala de espera del ambulatorio o, sencillamente, para leer —y terminar— una historia en la cama, antes de ir a dormir. Por otro lado conocemos nuevos autores de los que no habíamos oído hablar nunca, o descubrimos, al fin, a aquellos de los que sí habíamos oído hablar pero que todavía no habíamos tenido oportunidad de leer.

Y así es como descubrimos verdaderas joyas. También es cierto que «para gustos, se hicieron los colores» y que es, prácticamente imposible encontrar una antología en la que todas y cada una de sus historias nos guste, más aún en el caso que nos ocupa ya que la diversidad de géneros, por un lado enriquece su contenido, pero por otro, podemos hallar textos que no nos agraden.

Y ahora me preguntaréis: pero, a ti, ¿cuál te ha gustado más? Y, ciertamente, me ponéis en un compromiso. Pensad que son 18 relatos y que es muy difícil —por no decir imposible— que os gusten todos; eso sí, todos están bien escritos (que también he encontrado alguna antología por ahí que más les vardría haber contratado a un buen corrector de estilo). Pero, lo que sí puedo hacer, después de un par de semanas de haberla leído, es destacar a algunos de ellos, precisamente los que más recuerdo, que son los que realmente han dejado huella.

Destacaré, por ejemplo, la prosa y la manera de narrar de Ulises Hocking (Maleficae), la dulzura y fantasía que desborda la imaginación de A. Victória Vázquez (El cáliz de sangre), la espeluznante historia de J.D. Álvarez (La canción del señor encumbrado) y ¡cómo no! La incomparable mente retorcida de José Vaccaro Ruíz (Jugando a cocinitas) y sus «negras» historias. También me ha gustado mucho el estilo de Francisco Melero (Cherno More) que me ha animado a leer su libro, El Faro del Unicornio, y las oscuras historias de Alberto Soler Monteagud (El regreso de Sullivan) y Jose Luís Muñoz (última cena en Sofía).

Estas son las historias con las que yo me quedo. Ahora os toca a vosotros leer y opinar.

No hay comentarios: