BLOG EN OBRAS.

Disculpad las molestias

lunes, 3 de octubre de 2011

El Baúl de los Recuerdos: el retrato social a través del humor ácido de Groucho Marx.

MEMORIAS DE UN AMANTE SARNOSO
(Memories of a Mangy Lover)


Autor: Groucho Marx






"Escribí este libro durante las largas horas de espera en que mi mujer se vestía para salir. Y si nunca se hubiera vestido, nunca lo habría escrito."









El humor de los Hermanos Marx sigue hoy tan actual como en los años veinte, y sus películas se han convertido en clásicos y puntos de referencia indiscutibles del género. La brillantez de los diálogos, la comicidad de las situaciones y, sobre todo, el continuo reírse de todos los valores y las instituciones establecidos, son los rasgos que han hecho perdurar sus obras.


Memorias de una amante sarnoso, es un desternillante recuento de anécdotas sobre la vida de Groucho Marx en Hollywood y sobre sus hermanos, así como socarronas reflexiones sobre el amor, la filosofía marxista, según Groucho y otros temas.


OPINIÓN de Carolina Márquez Rojas


Un libro es una de las cosas que más activa la imaginación, culturiza, enseña, ayuda, hace soñar, permite viajar, emociona, entristece, atemoriza, hace reír, encauza tus opiniones, te hace tolerante, creativo, te involucra en aventuras, en enigmas, en verdades y mentiras.


En definitiva, un libro te hace vivir...

Eso es lo que yo pienso y en ello creo.

Me gusta leer o releer a los clásicos y recuperar novelas escritas hace ya mucho tiempo.
Pienso -y estoy absolutamente convencida- que no únicamente de novedades literarias vive el ser humano, sino que debemos retroceder en el tiempo y adentrarnos en aquellos relatos que marcaron nuestras vidas, que nos ofrecieron el poder aprender a través de ellos, que nos inculcaron valores y nos despertaron al mundo. Son novelas, cuentos, relatos o poemas que nos enseñaron a ser mejor personas, o al menos nos impulsaron a tener opiniones y criterios propios, aportándonos un bagaje cultural con el que poder discutir y afirmar nuestras ideas.
Siempre he pensado que no se puede hablar sobre libros, al menos de forma seria, si antes no se ha leído mucho. Y mucho menos se puede escribir una novela propia sin antes, repito, haber leído mucho.

Leer a muchos e ignorar a pocos, ése es mi lema en cuanto a mi afición lectora. Leo todo lo que puedo y lo que mi tiempo me permite. Leer me ha hecho ser tolerante con lo que no conozco, me ha culturizado y me ha proporcionado las bases por las que se rigen mis opiniones y mi forma de ser. Leer nos hace únicos como personas.

Me he reído mucho con el amigo Groucho, con este relato escrito en 1963...
Los hermanos Marx tienen una visión muy particular sobre la vida y las relaciones sociales, sus películas dan cuenta de ello. Pero Groucho es además un excelente retratista de la sociedad neoyorkina de la primera mitad del siglo XX. Y no sólo eso... además sus reflexiones ácidas y humorísticas siguen conservando toda su actualidad, hasta el punto de poder extrapolarlas a cualquier tiempo y a cualquier sociedad actuales. Este relato conservará siempre un aspecto que le da credibilidad y vigencia intemporales: la sociedad nunca cambia en muchos aspectos por mucho que nos empeñemos en ello. Cambiarán los paisajes políticos, económicos, artísticos, intelectuales, pero una cosa está clara, y es que los hombres y mujeres siempre nos comportaremos del mismo modo en nuestras relaciones como especie que busca su supervivencia: amándonos u odiándonos.

Por muchos días, años o siglos que transcurran...




CAROLINA MÁRQUEZ ROJAS

2 comentarios:

Olga Olmedo dijo...

No puedo estar más deacuerdo contigo. Las obras importantes son eternas y nunca deja de sorprenderme que libros escritos hace tiempo sigan representandonos. Un saludo

Carolina dijo...

Cierto Olga.
Solo los grandes escritores, los genios de la literatura, consiguen que sus obras permanezcan intemporales y eternas.
Muy pocos lo consiguen.
Saludos