BLOG EN OBRAS.

Disculpad las molestias

jueves, 17 de febrero de 2011

Y PESE A TODO...

Autor: Juan de Dios Garduño Cuenca



SINOPSIS
Durante el mandato del presidente Obama, Estados Unidos tiene constancia de que Irán va a cometer un ataque contra sus bases en territorio aliado. Ante la estupefacción del mundo entero le declara la guerra. Rusia y China se alían con Irán; Gran Bretaña e Israel con los americanos y, así, país por país, todos toman parte en la 3ª Guerra Mundial.
En pleno enfrentamiento, y ante la devastación que producen las armas nucleares, los rivales deciden utilizar las armas químicas, más baratas y más fáciles de fabricar. Se crean nuevas cepas de virus ya existentes, utilizando el ADN recombinante y  extinguiendo así a casi toda la población mundial.
En la ciudad de Bangor, Maine, sólo han sobrevivido tres personas. Peter, su pequeña hija y Patrick Sthendall, su odiado vecino. En una población totalmente nevada, gobernada por temperaturas que bajan de los diez grados bajo cero, los dos hombres se enfrentarán a algo más que al odio que sienten el uno hacia el otro. Unos visitantes con los que no contaban…




OPINIÓN de Carolina Márquez Rojas

No me gustan los relatos de terror, lo paso muy mal. No me gustan, y sin embargo soy fan de ellos aunque los leo con un ojo cerrado, como cuando ves una película y en el momento crucial te tapas los ojos con las manos pero dejas un resquicio entre los dedos para poder seguir mirando lo que no quieres ver… o si.
Las referencias que yo tenía sobre la novela de Juande Garduño eran que se trataba de una novela “de zombis”, así, sin más. Yo no me muevo por referencias ni por críticas, así que no sé por qué, me sentía atraída a leerla pensando que su autor podía ofrecerme algo más, mucho más. Por una de esas casualidades de la vida, alguien supo que yo estaba interesada y ese alguien me puso en contacto con otra persona, la cual me proporcionó un ejemplar de la novela, pues aquí donde vivo era imposible encontrarla (cosillas de las distribuidoras, ya se sabe). Así que, ante todo, quiero agradecerle a Mónica Mateo Manzano (Cyber Cómics), que me enviara la novela, gracias… 
No me gustan los zombis, nunca me han gustado desde que vi siendo niña “La noche de los muertos vivientes” de George A. Romero, y menos aun cuando vi el remake de 1990. Pero algo en este relato me hacía pensar que no iba a encontrarme con los tópicos del género.
No me ha defraudado en absoluto. El futuro que presenta tras una guerra bacteriológica que ha aniquilado a casi toda la humanidad es ese futuro apocalíptico que hemos visto antes en el cine y en otras obras literarias. Ése es el terror que a mí me gusta. Odio los relatos de vísceras y sangre pero me atrapan los que ponen a prueba el instinto de supervivencia y los que plantean dilemas morales y éticos a los que los protagonistas deben enfrentarse. En este sentido, “Y pese a todo…” me ha recordado las historias de los maestros Stephen King  y Dean R. Koontz, incluso Garduño hace un guiño al primero situando la acción en Bangor, ciudad del estado de Maine,  en el que nació el más famoso autor de novela de terror que ha existido hasta hoy.
El autor bebe de estas fuentes, eso es indudable. Una población aislada del mundo por una nieve casi eterna,  tres supervivientes enfrentándose a algo desconocido y para lo cual no están preparados; caminatas en mitad de un temporal, salidas para buscar avituallamiento en medio de una soledad inmensa y de repente… algo les acecha, algo inhumano que les hará reaccionar frente a su apatía y su rutina para unir fuerzas en una causa común: la supervivencia.
Existen en la novela muchas referencias literarias y cinematográficas. Me ha sido inevitable acordarme de “El último hombre vivo” o de su versión más actual “Soy Leyenda” y pensé que volvía a ver a Robert Neville por partida doble (o triple, no olvidemos a Ketty, tampoco al perro: me hiciste llorar, Garduño).
Siempre he dicho que soy muy emotiva cuando hablo de una novela. Me gusta explicar las emociones que ha provocado en mí al leerla y suelo huir de señalar los fallos o aciertos en la parte “técnica” como el estilo y la prosa y esas cosas que al fin y al cabo menos me importan si he disfrutado del relato, pero agradezco muchísimo que los capítulos sean cortos y que no se abuse de descripciones inútiles que en nada ayudan al relato. La prosa no es complicada, no tiene artificios y la narración desde el punto de vista de dos personas contribuye a aumentar la tensión al final de cada uno de esos capítulos. Garduño sabe atraparte en un universo que no desearía vivir jamás, que me ha hecho sentir miedo, pero no entendido como el terror absoluto hacia lo desconocido, sino como el terror que se esconde tras cada uno de nosotros, en el vecino de al lado, en un amigo; es el terror que produce saber que cada una de esas personas puede fallarte en un momento determinado y que puedes terminar tus días sumido en la más absoluta de las soledades.
Ese es el peor temor de todo ser humano.

CAROLINA MÁRQUEZ ROJAS

10 comentarios:

Anabel Botella dijo...

Me has dejado con las ganas, y más sabiendo que han comprado los derechos cinematográficos de esta novela.
Cómo se nota cuando algo nos gusta, y esta novela te ha llegado... y no la has tirado a la piscina.

Carolina dijo...

Anabel, guapa!!
Pues sí, te la recomiendo porque se sale de los tópicos y salvo algun momentillo escabroso por exigencias del guión, no es un relato de sangre y vísceras. Juande capta la esencia de los grandes maestros con un estilo propio.
Jaja! veo que lo de la piscina está calando hondo, pero es para hacer bookcrossing con los vecinos...
Un beso, cielo, ya veo que vas bien con tu novela. Aquí tiene un rinconcito guardado para la reseña!

Belén dijo...

A mi me encantan los relatos de terror, me gusta la tensión, la ambientación. Visualmente, en una palícula, es fácil situarse y meterse en la historia pero para escribir una situación real de tensión y miedo hay que ser muy hábil con la pluma (o con el teclado, según se mire).

Carolina dijo...

Eso es verdad, sister. Yo creo que conseguir provocar miedo es tremendamente difícil. La novela es muy "visual", yo ya tengo las escenas en la cabeza, a ver si coinciden con las de la película...

Nieves dijo...

Pues a mí me encantan ese tipo de películas de terror psicológico.
También yo vi, en su momento, La noche de los muertos vivientes, y juro que se me quitaron las ganas; no he vuelto a ver otra de ese estilo, y eso que me pasé riendo toda la película. No era nerviosismo, no, era al absurdo del tema, o a mí me lo pareció, pidoperdón a los que la llevaron a cabo.
Me has dejado con ganas de agarrar este libro, así que me tomo nota.
Como siempre, fantástica reseña.

Muchos besos

Ángeles Ibirika dijo...

Mi hijo mayor adora a los zombis. Imagino que tendrá esta novela de Juanma, pero si no la tiene será porque no sabe que existe (me enteraré para leerla o para regalársela si es necesario)

Como podéis imaginar me he tragado tooooodas las películas y series de zombis, y he terminado cogiéndole el tranquillo ¡jeje! No es difícil, sobre todo cuando aparte de muertos vivientes tiene una buena trama. Lo último a lo que nos hemos enganchado es a The Walking Dead, y os la aconsejo.

Me gusta el género romántico, leo género romántico (entre muchos otros), escribo género romántico… y disfruto como loca con los zombies y el géneros de terror ¡jejeje!

Gracias por la reseña, Carolina. No me perderá el libro, y mi hijo tampoco ;-)

Juande dijo...

Muchas gracias por la reseña, amiga Carolina. Espero poder compensarte aunque sea con alcohol, jajaja.
Juande

Carolina dijo...

Nieves, Ángeles:
No solo sois las mejores escritoras de NR españolas sino que además sois grandes personas y amigas.
Gracias a las dos por vuestro apoyo y cariño y por dárselo a Juande también, un tío estupendo que, aunque no me "pague" por hacer la reseña de su novela, le estoy cogiendo hasta cariño...ay madre...
Tanto si gusta como si no el tema zombi, os la recomiendo enormemente.
Besos a las dos, sois únicas...

Carolina dijo...

Juande: yo monto mucha coña porque así es como debe ser, hablar con humor y más si nos gusta lo que hemos leído. Tienes mi apoyo, ya lo sabes, monstruo, que eres un monstruo... digooo zombi.
Un beso pa tí y espero que cuando nos veamos lleves un buen cargamento de alcohol y que me traigas algún zombi que esté cachas...

Belén dijo...

Ángeles, yo también he tenido que pasar por The Walking Dead... ja, ja, el problema (creo yo) es haber tenido niños ya que si hubieran sido niñas hubiéramos tenido que lidiar con todas las series de vampiros. En fin, espero que tarde en llegar la segunda temporada.