BLOG EN OBRAS.

Disculpad las molestias

domingo, 13 de febrero de 2011

Encanto y desencanto de un hombre sin gracia

Autor: Andrés Portillo

Reseña publicada en "Reseñas Literarias".


SINOPSIS

“Por aquel entonces, yo era un hombre gris y sin gracia. Sin embargo, inesperadamente, la chica más guapa del baile se fijó en mí. “
Así comienza esta historia de pasiones y carencias, de mezquindades y miedos. Miedo a la soledad, al engaño, al abandono. El encanto y el desencanto de un hombre que, tras pasar media vida bajo la sombra protectora y absorbente de su madre, encuentra en la vitalidad explosiva de una joven veinte años menor, el camino que le llevará sin remedio a las puertas del caos.
Escrita con agilidad y frescura, esta primera novela de Andrés Portillo descubre a un autor de lenguaje preciso, dotado con recursos narrativos capaces de atrapar al lector, desde la primera hasta la última página, en una trama de pequeñas tragedias salpicadas de humor, con la poesía justa y un gran conocimiento de la condición humana.






OPINIÓN de Carolina Márquez Rojas

Esta es una historia contada por un hombre sin gracia, sin encanto, sin aspiraciones y sin sobresaltos. Un hombre atado a una vida monótona, sin alicientes, sin aficiones y sin relaciones sociales, con un trabajo mediocre y una madre que lo trata como a un eterno adolescente. Es una vida cómoda, marcada por la ausencia de un padre al que no conoció nunca y condenada a un futuro igualmente gris y monótono. Pero la vida siempre nos tiene alguna sorpresa reservada.

Este relato es uno de los más realistas, previsibles, pesimistas, y sin embargo más sorprendentes que he leído hace tiempo. Y lo he hecho de un tirón, porque si bien la trama no es original en el sentido que no hay rastros de ficción por ninguna parte y el argumento es muy reconocible, la prosa y los diálogos te atrapan desde las primeras líneas sin darte unos segundos de tregua. La historia es corriente, vulgar incluso; es una historia que todos conocemos porque es de sobras conocida: la historia de un hombre gris, aburrido, sin gracia, que lleva viviendo toda su vida pegado a las faldas de una madre absorbente y amargada que lo ahoga y no le permite vivir su vida porque tampoco ha conocido otra diferente que la que vive. Hasta que este hombre conoce a la chica más guapa del baile y ésta se fija en él.

Andrés Portillo convence con una historia convencional y como he dicho previsible, salpicada con momentos de humor que te dan un respiro, y lo hace de tal forma que no puedes dejar de leer hasta el final, con la convicción o la esperanza de que en el último momento la historia dé un giro de 360 grados y lo que sabes o intuyes que pasará no llegue a producirse. Pero el relato mantiene su lógica hasta el final y eso se agradece, de otro modo no hubiera resultado creíble. Haciendo un guiño al título de la obra, el encanto de la misma está en que poco a poco nos conduce a un desencanto que sin embargo no deja mal sabor de boca, todo lo contrario. La vida es capaz de poner a cada cual en su lugar pero siempre se aprende una lección. Lo que sorprende es la forma de contar la historia, plagada de emociones contradictorias que van superponiéndose las unas sobre las otras y de cambios extremos en el comportamiento de los personajes: la línea que diferencia el odio del amor es ciertamente muy delgada, casi imperceptible. Igualmente resultan sorprendentes los acontecimientos que van dando forma al relato y que Portillo va desgranando con destreza –algunos inesperados- que llevan al desenlace final.

Esta es una historia muy real, verosímil y bien narrada. A partir de unas premisas poco interesantes y muy manidas: la historia de un hombre maduro atraído por una lolita que lo llevará al desastre, Andrés Portillo ha sido capaz de cautivar y convencer con su primera novela.
Y eso, lo saben hacer muy pocos.


CAROLINA MÁRQUEZ ROJAS