BLOG EN OBRAS.

Disculpad las molestias

miércoles, 26 de enero de 2011

BENEGAS

Autor: Francisco José Jurado

NOTA: Esta reseña fue publicada hace un año aproximadamente en la página McGregoradas. Debido a la desaparación de dicha página, estamos recuperando todas las reseñas que en ella fueron publicadas.





SINOPSIS


Benegas no es un sabueso al uso. Es un investigador de la vieja escuela. Benegas no se deja llevar por corazonadas, intuiciones o trucos parecidos. Lo suyo es la lógica. Benegas no es un perdedor compulsivo, un alcohólico solitario con una vida complicada. Es un tipo normal que incluso quiere a su mujer. Observador perspicaz y puntilloso, perseverante y testarudo como sólo un Tauro puede llegar a serlo, el inspector tiene dos aliados a la hora de resolver los casos: una capacidad de análisis ciertamente sui géneris y un profundo conocimiento de las miserias del ser humano tras más de veinte años de carrera, el que de verdad importa.
Tres asesinatos vienen a romper la plácida monotonía de una ciudad como Córdoba. El cadáver de un alto cargo de la Junta de Andalucía aparece flotando en las aguas del río Guadalquivir durante el tórrido mes de agosto. Un suicidio bajo el que se esconde un crimen que hunde sus raíces en los duros tiempos de la posguerra. Un segundo caso en el que se unen la prostitución de lujo, el sexo en Internet y la evasión de capitales con el mundo académico y universitario como telón de fondo. Y un tercer crimen - la desaparición y muerte de un joven escritor de novelas policíacas, contratado como negro por un reputado autor – que nos muestra el sórdido entramado de la compraventa de premios literarios y la fabricación de falsos prestigios en el mundillo editorial.
Esos son los casos que, siguiendo la mejor tradición de la novela negra mediterránea, deberá resolver el inspector Benegas, jefe de la Brigada de Homicidios de la Policía Judicial de Córdoba, protagonista de la primera novela que Francisco José Jurado publica en la colección Tapa Negra de Almuzara.



OPINIÓN DE CAROLINA MÁRQUEZ ROJAS

Todos los días en Córdoba son "un día de cojones" para el inspector de policía Benegas, pues todos los días salen ratas de las cloacas, delincuentes ávidos de mejorar sus vidas siguiendo sus instintos y bajas pasiones, moviéndose al compás de los hilos que mueven el mundo: dinero, poder, sexo, fama y... gloria literaria.

Benegas está de vuelta de todo, es un sabueso cínico, con una mente lógica, y entendedor de la naturaleza humana. No hay caso que se le resista, por muy oscuro que sea.

Mis felicitaciones a Francisco José Jurado. Benegas me encanta, me gusta su lógica aplastante y su equipo policial, Marita, Vázquez y Maqueijan -apodo o seudónimo que quien tenga una cierta edad recordamos de una estupenda serie de televisión, impagable la ocurrencia-; me gusta la ironía del personaje, su pensamiento, sus sentimientos personales y su amor por su mujer y por Córdoba, ciudad de contrastes y paradojas, que es a Benegas lo que Barcelona a Pepe Carvalho, aunque me falta un poco más de referencias gastronómicas (un poco más sobre la cultura del "tapeo", por favor, y media copita más). Y ya puestos, ¿se podría hacer de Maqueijan un digno sucesor de Biscuter?. Apuesto a que si Jurado quisiera, así sería, y sólo nos faltaría que a Benegas le diera también por quemar libros, aunque creo que jamás llegaría a ese extremo, pues bastante disfruta ya de su nueva relación marital, y ni pensamientos tiene sobre el tema.

La narración es ingeniosa, llena de reflexiones con doble sentido, giros de palabras y puyas directas como balas que arrancan una sonrisa, y hasta dos, como diría don Tomás Rebollo, sacristán de la parroquia y uno de los personajes del primero de los tres casos que tiene Benegas entre manos: los fantasmas del franquismo, la prostitución y el dinero que mueve, los entresijos del mundo literario y sus premios (y el dinero que mueve), en fin, los misterios de la vida misma.

El autor se mueve como pez en el agua, bebiendo de la fuente de autores consagrados en el terreno, M. Vázquez Montalbán, Henning Mankell, Andrea Camilleri -Jurado es ferviente admirador de estos autores y así nos lo hace saber, con una dedicatoria en "Historias Perdidas"-. Y Benegas no tiene nada que envidiar a Carvalho, Wallander o Montalbano, aunque le falte la consagración definitiva con más historias y nuevos casos, que espero y deseo lleguen pronto.

Benegas es una novela gratamente sorprendente, pues Jurado ha sabido dotar a su personaje de una personalidad propia, llegando incluso a hacernos confundir la realidad con la ficción, o la ficción con la realidad. Ya no sé si Frankie Jurado está muerto o vive para escribir, si se trata de una autobiografía disimulada del autor, si Benegas es una invención o encontraré su dirección en el callejero de Córdoba y podré llamarle para quedar y tomarnos unas cervezas y unas tapas.

Una cosa sí sé seguro: todos querréis saber quién mató a Frankie Jurado.


CAROLINA MÁRQUEZ ROJAS

4 comentarios:

Nieves dijo...

Pues mira, yo sí quiero saber quién mató a Frankie Jurado.
Me encanta la reseña y el personaje que nos describes.
Me recuerda un poco a Carvalho, es verdad. Y también a un policía viejo, cínico que como éste ya viene de vuelta de todo, el inspector Méndez, personaje sin igual de la pluma de Fernández Ledesma.
Me gustan este tipo de novelas así que, me tomo nota del título para comprarla.
Gracias, bandolera.

Mil besos.

Belén dijo...

Me encanta la novela negra, sobre todo cuando la historia recae más sobre el detective en cuestión.

Carolina dijo...

Nieves, sé que además del género romántico (evidentemente), te va el género negro. Es una novela estupenda y que te descoloca por su mezcla de realidad y ficción. Francisco es un autor a tener en cuenta y espero que me perdone cuando le doy la murga para que publique una nueva historia de este inspector tan peculiar y tan normal al mismo tiempo.
Apúntatela, la recomiendo.
Gracias por pasar a pesar de todo el trabajo que tienes.
Te quiero, feliz cumple trabuco en mano, jefa!

Carolina dijo...

Sister: no es como tu "Indio". Es más del estilo Poirot, y el tuyo es más salvaje. Pero te encantará, te lo juro por el cadáver de Frankie Jurado (que nadie ha visto, por cierto, ¿o sí?)...