BLOG EN OBRAS.

Disculpad las molestias

lunes, 25 de octubre de 2010

La fiesta de Orfeo

Una ola de crímenes se extiende por Inglaterra. La amenaza de un secreto ancestral… Y el rodaje de un clásico del cine de terror.


Inglaterra, 1956.

El gobierno británico está desconcertado ante los horribles sucesos acontecidos en una aldea de la frontera escocesa. El caso es puesto en manos de un agente de Scotland Yard especializado en sucesos extraños, el inspector Andrew Carmichael, y su compañero, el detective Harry Logan.

Al mismo tiempo, una modesta compañía cinematográfica, Hammer Films, se ha propuesto volver a poner de moda el cine de terror con una innovadora y truculenta adaptación de Frankenstein. Para ello contratan al actor televisivo Peter Cushing y le encargan, de cara a preparar su papel, que recurra a diversos especialistas para profundizar en las raíces del miedo humano.

Todos coinciden en la búsqueda de La fête du Monsieur Orphée, un misterioso rollo de película de los años del cine mudo que parece ir dejando un rastro de destrucción y tragedia.


La primera vez que oí hablar de este libro ni siquiera existía. Tan sólo era un manuscrito sin publicar lleno de ilusión, no poca imaginación y muchísimas horas de trabajo. Y ya entonces me cautivó; apunté el título esperando en un futuro verlo publicado.
Un año después conocí brevemente a su autor y meses más tarde descubrí que nos unía una afición común, lo que provocó un deseo más irrefrenable aún de conocer su obra. Esto puede llevarnos en ocasiones a sufrir verdaderos desengaños, esperando demasiadas cosas de una historia que nuestra imaginación se encargó de sobrevalorar con el paso del tiempo y que, en este caso —gracias a Dios—, no lo ha hecho.

La fiesta de Orfeo nos cuenta una historia de crímenes con cierto trasfondo esotérico. La facilidad que tiene su autor en describir situaciones hace que su lectura sea amena y rápida. Mucho mérito tiene también el haber situado la historia en una época muy determinada, haciéndola coincidir en el tiempo con los orígenes de la productora Hammer y de un jovencísimo Peter Cushing, mezclando de un modo magistral personajes reales y de ficción.
La historia en seguida me ha enganchado, aunque puede ser debido a que su personaje principal nos recuerda un poco a Holmes, personaje que también interpretó Cushing en su día; o tal vez sea sea consecuencia de mis largas horas frente al televisor devorando aquellas películas de la hammer que hoy en día aún guardan una posición provilegiada en mi videoteca; o quizás porque Peter Cushing fue uno de mis actores predilectos desde que, siendo yo muy niña, me aficionara a los personajes clásicos de terror.

Sea como fuera el caso es que he disfrutado leyendo La Fiesta de Orfeo, cosa que consigo, hoy día, con muy pocas novelas.
Felicidades, Javier.

lunes, 18 de octubre de 2010

UN FÉRETRO EN EL TOCADOR DE SEÑORAS

Autor: Regina Román

SINOPSIS

¿Qué hacer cuando te peleas con tu rica familia y te vas de casa? Sencillo, irte a vivir con tu novio.

¿Qué hacer cuando la vida junto a tu novio pijo se hace insoportable? Sencillo, pillarte tu propio apartamento.
¿Qué hacer cuando un fantasma revoltoso se instala en tu piso y te encarga una misión suicida? La cosa se complica… bastante.


Olivia de Talier es una chica que lo tiene todo, salvo la libertad de decidir su futuro. Su valentía y el ansia por ser auténtica, la llevará a enfrentarse a su familia, a quedarse sola. Tras un delirante paréntesis de convivencia con su novio, salpicado de anécdotas divertidas, alquila su propio piso y su verdadero yo, comienza a aflorar. Pero en ese piso, además de ella vive alguien: un extrañísimo y sofisticado fantasma, con muchas inquietudes comunes con Olivia, que la embarcará en una peliaguda misión, que pondrá la vida de nuestra protagonista, definitivamente, patas arriba.



OPINIÓN DE CAROLINA MÁRQUEZ ROJAS



Un buen día llegó a mi correo electrónico un mensaje de una tal Regina Román en el que se presentaba y me ofrecía leer su novela “Un féretro en el tocador de señoras”. Recibo muchos correos de este tipo, pero lamentablemente no dispongo de tiempo para leer todos los escritos que me ofrecen. Sin embargo, Regina sabe venderse y lo hace rematadamente bien. El título me pareció divertido, y si a eso le añadimos que la novela inaugura un nuevo género, la psico-comedy, y que además “la Regi” apeló a mi lucha como “supermosquitowoman” en verano, pues tenía mi corazón ya ganado.


Por supuesto, acepté leer su novela y me la envió por correo...electrónico y en formato pdf. Yo, particularmente, odio leer a través del ordenador, pero la novela despertó en mí el suficiente interés como para sacrificar mis gustos por la lectura sobre el papel y decidí ponerle entusiasmo a la cosa.

Ni que decir tiene que el primer capítulo consiguió hacerme sonreir, incluso arrancarme alguna carcajada. Caray, la de cosas ingeniosas que se le ocurren a esta mujer y lo bien definidos que están los personajes. En un mundo de pijos, Olivia de Talier es la reina y brilla con luz propia, una luz reflejo de las lentejuelas y del dinero de su familia. Todos los personajes consiguen despertar emociones: o los odias o los quieres, salvo a Olivia: lo que acabas sintiendo hacia ella es un amor-odio-repelencia-admiración, hasta el punto en que hay momentos en los que desearías no estar en su pellejo, y al momento siguiente quisieras ser como ella.

La novela, divertidísima y entretenida, tiene un objetivo más allá del puro entretenimiento: la autoayuda en clave de comedia, es decir, el relato inaugura un nuevo género, la “Psico-comedy” o comedia psicológica, género que deriva sin duda alguna del chick-lit pero en versión española, malagueña por más señas, con un humor muy particular e identificativo a lo Regina Román. Y digo esto porque tuve la oportunidad de conocer a la autora en el V Encuentro de Literatura Fantástica en Dos Hermanas (Sevilla). Pues bien, Regina tiene un humor que desborda, no se calla ni bajo el agua, y mi sister -hermana postiza-, pues no me quedó más remedio que adoptarla, es, en cuanto a personalidad se refiere, el vivo retrato de Olivia de Talier. Quiero decir con ello que hay mucho de Regina en sus protagonistas, porque los vive cuando los recrea en la novela. Tuvimos una conversación a propósito de los personajes, y parecía que me estaba hablando de amigas suyas de carne y hueso. Hasta el fantasma parece real y a veces siento que podría visitarme a mí también (me acojono cuando oigo ruidos raros en mi casa).

Olivia me encanta, es sufridora, pija y termina aceptando que no se puede tener todo en la vida y que el trabajo y el esfuerzo tienen su recompensa, siendo muy consciente de la realidad que la envuelve:

“Cuando crecí mi padre me mostró la realidad de la vida: a distinguir la amistad real, de lo que no pasaba de meros negocios, por mucho brindis y exaltación del amor fraterno que los acompañase. (…) La universidad me brindó alguna que otra ocasión para desahogarme, pero ahora tocaba incorporarse al mundo laboral y la cosa pintaba fea. O ensayaba hipócritas sonrisitas en el espejo, o me darían sin tardar, una buena patada en el culo.”

Nunca me gustó el chick-lit, pero esto es distinto. Es humor a la española y contiene las claves suficientes para hacernos sentir bien, dichosas de ser mujeres, aunque los hombres también encontrarán momentos en los que identificarse. No soy entusiasta seguidora de la comedia romántica, pero me declaro, desde ahora, fan incondicional de la psico-comedy y de Regina Román, my sister postiza.

Y esto va a misa, lo juro por mi bolso Gucci que no tengo pero deseo...
 
 
Bueno, ahora tengo mi ejemplar sobre papel, dedicado por Regina.
Me gustaría compartir esta dedicatoria con vosotros:
 
"Sevilla, 3 de octubre, 2010
Para mi Sister Carolina, con todo mi cariño.
Un "flechazo" que traspasó Facebook y se hizo realidad en Dos Hermanas.
Un besazo
Regina"
 
Yo también te quiero.
 
CAROLINA MÁRQUEZ ROJAS

sábado, 9 de octubre de 2010

NO MERCY

Autor: Sherrilyn Kenyon

SINOPSIS

El Were-Hunter Dev Peltier creía que lo sabía todo. Hasta que una noche una Cazadora Oscura, que también resultó ser una de los miembros oficiales de los "Perros de la Guerra", entró en su bar. Y entonces Dev se dio cuenta de que quizás había encontrado la horma de su zapato.

Samia, "Sam", era una de las más feroces amazonas de su tribu, hasta que un brutal acto de traición la metió en el mundo de los Cazadores Oscuros y desde entonces se ha pasado la vida cabreada.
Vive deprisa, pelea duro y disfruta la noche. Ese es su credo. Pero mientras los viejos y nuevos enemigos se trasladan a Nueva Orleans, se dará cuenta de que quizás Dev sea la única esperanza que tienen ella y la humanidad de salvar el mundo.



OPINIÓN. Violeta Jiménez Ávila



Sherrilyn Kenyon es una autora a que le gusta mostrarnos un mundo donde lo natural convive con lo sobrenatural.


Tu vecino puede ser un Dios al que todos buscan; puedes estar tomando café en un bar junto a un hombre que se transforma en lobo, o en un lobo que se transforma en hombre, que como bien se encarga de explicarnos la autora, no es lo mismo; o puedes ir por la calle y que te asalten en busca de tu alma.

En los primeros libros, esta autora se centró fundamentalmente en los Cazadores Oscuros, aunque estos interactuaban con otros series igual o más apasionantes que ellos (lo siento, mi corazón pertenece a los were-hunters). Poco a poco se fue dando cuenta, que sus lectores, estaban tan interesados en los Cazadores oscuros, como en descubrir y conocer a los demás personajes. Y he aquí, como aparecieron libros sobre los Dream-hunters, Were-hunters, demonios o Daimons.



No Mercy es el último libro sobre un were-hunter, aunque en este caso, la coprotagonista es una cazadora oscura.

Dev Peltier está desencantado con su vida, y sigue en el mismo lugar y con la misma rutina de siempre, y la única cosa que le ata, es su familia. Pero un hecho ocurrido meses anteriores, cambia toda su existencia y se plantea en abandonarlo todo y desaparecer. Pero Sam, una cazadora oscura, irrumpe en El Santuario y se ve perseguida por Daimons, demonios y por su pasado.

Es un libro dinámico, no hay un momento de sosiego, están ocurriendo cosas continuamente. Es una de las novelas de la serie, que más acción tiene, poniendo en segundo término las escenas de cama, aunque estas no son nada desdeñables.

Aparecen nuevos personajes, otros conocidos, nuevos y terroríficos seres… que van ayudando o persiguiendo a nuestros protagonistas

A pesar de que Sherrilyn Kenyon usa mucho a personajes de novelas anteriores, siempre he pensado que eran legibles individualmente. Es decir, que no pasaba nada si no habías seguido el orden de lectura. Sin embargo, aconsejo en esta novela, no hacer eso. Es decir, leer antes Bad Moon rising, si no queremos perdernos en la novela, por no conocer ciertos personajes importantes.

Soy seguidora de esta autora, y voy leyendo los libros según van saliendo. Hay algunos de la serie que personalmente me parecieron “infumables”, soy la primera en criticarla duramente. Pero me encanta su forma de escribir, de narrar, de proyectar los sentimientos… Ese humor sarcástico e irónico que caracterizan a sus personajes, las aventuras que nos hace vivir….

Es una autora que sabe cómo llegar al lector y mantenerlo contento.

Una novela altamente recomendable para disfrutar de una buena tarde de domingo.
 
VIOLETA JIMÉNEZ ÁVILA