BLOG EN OBRAS.

Disculpad las molestias

lunes, 25 de octubre de 2010

La fiesta de Orfeo

Una ola de crímenes se extiende por Inglaterra. La amenaza de un secreto ancestral… Y el rodaje de un clásico del cine de terror.


Inglaterra, 1956.

El gobierno británico está desconcertado ante los horribles sucesos acontecidos en una aldea de la frontera escocesa. El caso es puesto en manos de un agente de Scotland Yard especializado en sucesos extraños, el inspector Andrew Carmichael, y su compañero, el detective Harry Logan.

Al mismo tiempo, una modesta compañía cinematográfica, Hammer Films, se ha propuesto volver a poner de moda el cine de terror con una innovadora y truculenta adaptación de Frankenstein. Para ello contratan al actor televisivo Peter Cushing y le encargan, de cara a preparar su papel, que recurra a diversos especialistas para profundizar en las raíces del miedo humano.

Todos coinciden en la búsqueda de La fête du Monsieur Orphée, un misterioso rollo de película de los años del cine mudo que parece ir dejando un rastro de destrucción y tragedia.


La primera vez que oí hablar de este libro ni siquiera existía. Tan sólo era un manuscrito sin publicar lleno de ilusión, no poca imaginación y muchísimas horas de trabajo. Y ya entonces me cautivó; apunté el título esperando en un futuro verlo publicado.
Un año después conocí brevemente a su autor y meses más tarde descubrí que nos unía una afición común, lo que provocó un deseo más irrefrenable aún de conocer su obra. Esto puede llevarnos en ocasiones a sufrir verdaderos desengaños, esperando demasiadas cosas de una historia que nuestra imaginación se encargó de sobrevalorar con el paso del tiempo y que, en este caso —gracias a Dios—, no lo ha hecho.

La fiesta de Orfeo nos cuenta una historia de crímenes con cierto trasfondo esotérico. La facilidad que tiene su autor en describir situaciones hace que su lectura sea amena y rápida. Mucho mérito tiene también el haber situado la historia en una época muy determinada, haciéndola coincidir en el tiempo con los orígenes de la productora Hammer y de un jovencísimo Peter Cushing, mezclando de un modo magistral personajes reales y de ficción.
La historia en seguida me ha enganchado, aunque puede ser debido a que su personaje principal nos recuerda un poco a Holmes, personaje que también interpretó Cushing en su día; o tal vez sea sea consecuencia de mis largas horas frente al televisor devorando aquellas películas de la hammer que hoy en día aún guardan una posición provilegiada en mi videoteca; o quizás porque Peter Cushing fue uno de mis actores predilectos desde que, siendo yo muy niña, me aficionara a los personajes clásicos de terror.

Sea como fuera el caso es que he disfrutado leyendo La Fiesta de Orfeo, cosa que consigo, hoy día, con muy pocas novelas.
Felicidades, Javier.

9 comentarios:

Carolina dijo...

Buenísima reseña, sister, Javier estará contento! A ver si la puedo leer pronto, que me está mirando desde la estantería...

Violeta dijo...

Muy buena reseña, si señor.... A mi me encantó el libro, quedé cautivada por la historia, el desarrollo y ese final!

Carolina, no lo dejes, no te va a a defraudar...

Belén dijo...

Es un libro de aquellos que no hay que dejar escapar: original, entretenido e intrigante.

Javier Márquez Sánchez dijo...

Muchísimas gracias, Belén. Jo, qué ilusión me ha hecho toparme con tu crítica. A uno siempre le gusta que hablen bien de su libro, claro está, y saber que con él ha regalado un buen rato a alguien, pero cuando además se trata de una amiga como en este caso, el placer es aún mayor.

Un beso fuerte... And keep it country!

Belén dijo...

Gracias a ti, Javier, por pasarte por nuestro humilde blog, brindarnos con tu amistad y, sobre todo, por hacer que pasemos un rato maravillosos con tus historias.

Anabel Botella dijo...

No es la primera vez que leo una reseña de esta novela y me llama la atención. El título es muy sugerente.

Isabel Romana dijo...

Felicidades al autor. El que hayas disfrutado a fondo de su novela es la mejor recomendación. Saludos cordiales.

LadyMarian dijo...

Hola chicas!!

Belén, me encantó la reseña! El libro parece tentador! Y el título engancha también. Cuando vemos buenos títulos como éste nos damos cuenta de la falta de imaginación que hay muchas veces con los títulos.

Besotes

Belén dijo...

El título llama poderosamente la atención y es completamente el adecuado a la novela. Sé de títulos que han sido cambiados por la editorial en contra de lo que opina su autor y pienso que no debería hacerse puesto que si el autor lo ha puesto de ese modo, por algo será....