BLOG EN OBRAS.

Disculpad las molestias

sábado, 17 de abril de 2010

El Baúl de los Recuerdos: La Reencarnación y la vida en el más allá



AUDREY ROSE. El cristal ardiente
(Audrey Rose)
de Frank de Felitta




"Estaba segura, y lo había estado desde las tres y diez de la tarde, que la vida tal como la habían conocido hasta entonces estaba a punto de concluir."





All Bill y Janet Templeton sueñan con una vida simple y tranquila para ellos e Ivy, su hija de once años. Pero sus sueños se convierten en pesadillas cuando Ivy comienza a ser asediada por macabros "recuerdos" de acontecimientos que nunca sucedieron, primero, y después por un misterioso desconocido que no aparta sus ojos de ella. Cuando pensaban que las cosas no podían ir peor, los Templeton tienen que enfrentarse con un horror más vasto de lo que hubieran podido nunca imaginar: una fuerza de ultratumba que amenaza con destruir la única cosa que aman de verdad.

Y es que el misterioso desconocido afirma ser "el padre" de Ivy, que no es otra que la reencarnación de su hija Audrey, muerta en un accidente de tráfico en el que también perdió la vida su madre, y en el que la niña pereció abrasada viva, con lo que su espíritu debe volver en busca de la vida que tan pronto se le arrebató.

A partir de aquí el misterio se adueña del relato y no queda más que convivir con el espíritu reencarnado de una niña cuya muerte prematura no la deja descansar...

Frank de Felitta concibió este relato a partir de una experiencia que tuvo siendo muy niño; un día le preguntó a su padre, un católico no practicante, qué ocurría cuando morimos, a lo que su padre le contestó: "nos vamos a dormir y no volvemos a despertar", lo cual lo puso frenético ante una respuesta que consideraba absurda, sólo veía una eternidad de la nada . Se hizo monaguillo para averiguar las respuestas a su pregunta pero poco duró en su trabajo.
Ya de mayor encontró la respuesta que más le satisfacía a sus cuestiones sobre el más allá: la reencarnación, y en 1976 se publica Audrey Rose, conocida en España como El cristal ardiente, subtítulo del que no voy a desvelar el por qué sin contar un spoiler. Dejaré que lo averiguéis vosotros.
En 1977 se estrenó la versión cinematográfica, Las dos vidas de Audrey Rose, con Anthony Hopkins, John Beck y Marsha mason como protagonistas.

Recomiendo altamente la relectura de esta gran novela. Ante la horda de vampiros y seres sobrenaturales que nos asaltan últimamente, debemos recordar las grandes obras de misterio que no necesitan de estos seres para meternos el miedo en el cuerpo y que, además, nos invitan a reflexionar sobre una de las mayores cuestiones que siempre se ha planteado el ser humano: ¿qué hay más allá de la muerte?.

4 comentarios:

Carolina dijo...

Hola a tod@s!
Como siempre, reivindicando a los clásicos, aquellas novelas que una vez nos sorprendieron e impactaron y dejaron una huella inolvidable.
Siempre recordando...
Y recomendando la versión cinematográfica para los cinéfilos empedernidos.
Saludos y un abrazo a los que amáis los libros (y el cine).

Belén dijo...

Bueno, el último libro que he leído también me ha impactado, pero por otros motivos... je je je (ya os contaré).

Hablando en serio: ni lo he leído, ni tenía conocimiento de él. Tampoco he visto la versión cinematográfica. Vamos, como para poder opinar. Me lo apunto como pendiente.

Nieves Hidalgo dijo...

Gracias por la reseña. En su momento vi la película y me impactó, así que tomo nota.

Besos

Carolina dijo...

Nieves, cielo, el libro te gustará, es impactante también.
Besos pa tí!