BLOG EN OBRAS.

Disculpad las molestias

sábado, 27 de diciembre de 2008

El evangelio del mal de Patrick Graham


Siglo XIV.

La peste negra asola Europa, extendiéndose como un castigo divino sobre la aterrorizada población. En medio del caos, una monja de las recoletas, orden secreta cuya misión es estudiar y preservar los archivos más oscuros de la Iglesia, huye de la sombra que la acosa sin descanso. Consigo lleva una calavera con una corona de espinas y un libro cuyos secretos el mundo no debe conocer bajo pretexto alguno. El camino de la monja termina en un convento de Bolzano, donde expira. Sin embargo, la maldición la persigue: durante los trece días siguientes las monjas mueres de las formas más horribles. Sólo una de ellas logra eludir tal destino y salvaguardar el libro frente a los terribles seres que lo codician, pero para ello paga el precio de emparedarse a sí misma...


Siglos más tarde, sus investigaciones llevan a Marie Parks, agente del FBI especializada en localizar asesinos psicópatas -trabajo para el que aprovecha su insólita habilidad de médiun-, hasta su pueblo natal, donde su llegada coincide con la desaparición de cuatro mujeres, entre ellas la ayudante del sheriff. Sus poderes permiten a Parks decubrir el paradero de las víctimas, que han compartido la misma horripilante suerte: en lo que parece una misa satánica, las cuatro han sido salvajemente crucificadas. Muy lejos de allí, el Vaticano envía a su mejor exorcista a investigar el crimen, pues tres de las víctimas son monjas recoletas, y todo parece indicar que tras su muerte se halla el desaparecido evangelio de Satán.

Las puertas del infierno están abiertas, y Caleb el viajero ha salido de ellas...

lunes, 1 de diciembre de 2008

MORT de Terry Pratchett


Mortimer (Mort para los amigos) es un joven un tanto... ¿cómo podríamos decirlo? ¿Soñador...? ¿Cabeza hueca...? El Caso es que, por aquello de que a alguien tenía que tocarle, se convierte en el aprendiz de LA MUERTE, y se encuentra de repente enfrentado a la tarea de liberar almas de su envoltura carnal.

Pero Mort no parece estar demasiado capacitado para su nuevo trabajo. Cuando se encuentra ante la princesa Keli, una joven bastante atractiva que está a punto de ser asesinada, Mort..., digamos que no mantiene el tipo de calma profesional que resulta recomendable en el oficio y, en su lugar, "libera" el alma del asesino, interfiriendo con los designios implacables del Destino. Claro que la realidad no se cambia tan fácilmente: la princesa debe hacer verdaderos esfuerzos para conseguir que sus súbditos le hagan caso y éstos muestran una desagradable tendencia a olvidarse de que existe. Y la-historia-como-debería-haber-sido avanza de manera inexorable hacia ella mientras Mort busca ayuda desesperadamente.

LA MUERTE, habiendo delegado buena parte de su trabajo, está empezando a comportarse de una forma un tanto extraña. Bebe, juega a los dados y se entrega a reflexiones sobre la naturaleza filosófica de la "diversión". Mort, por su parte, parece estar perdiendo su carácter bullicioso y muestra una preocupante tendencia a HABLAR EN MAYÚSCULAS.

Mort es la cuarta novela de la serie del Mundodisco y, por supuesto, es tan divertida -si no más- como las anteriores. Puede leerse independientemente de las dos primeras (El color de la magia y La luz fantástica publicadas en la colección Fantasy de esta misma editorial), o de la tercera (Ritos Iguales, publicada en esta misma colección), pero no pasa nada malo si se las lee todas. En serio.